jueves, 20 de diciembre de 2007

ENLACES desde Chiapas

El matrimonio es una gran institución. Por supuesto, si te gusta vivir en una institución."(Groucho Marx)

Daniel Flores Meneses
danfm@hotmail.com


No se puede tratar igual a los desiguales

Javier Álvarez Ramos, es un hombre que conoce a fondo la estructura educativa chiapaneca la más atrasada del país, ocupa los últimos lugares. Él lo reconoce, pero el nuevo titular de Educación en el estado tiene una evaluación en mano que ha aprendido a lo largo de muchos años, por lo que le da autoridad para señalar por ejemplo, que la Federación tiene que ver a Chiapas de otra manera, no verlo con la misma característica de los demás estados.

Chiapas tiene características semifeudales y no ha perdido su condición de rural que tenía hace 40 años, por lo tanto el trato debe ser diferente. Si bien el presupuesto federal asignado a Chiapas “es de muy buen ver”, se necesitan mayores recursos porque el analfabetismo en el comienzo del Siglo XXI es en verdad una afrenta y debe ser erradicado.

464 mil analfabetas habitan la geografía chiapaneca, no se a usted amable lector, ero a las mentes inteligentes si les agravia, sobre todo porque Chiapas es un estado de la Federación Mexicana que ha recibido muy poco y su atraso económico, social y educativo son las mejores pruebas.

En una reunión que sostuvimos algunos columnistas con el nuevo titular de Educación en el gobierno de Juan Sabines, dio muestras de que conoce la problemática; de que no es una cosa sencilla en resolver y que para ello es necesario recurrir a la participación de todos los factores, como los ciudadanos, pasando por las autoridades y los maestros.

En el sistema educativo de Chiapas hay 60 mil trabajadores y millón y medio de alumnos, así como lo lee. La cosa no es fácil y hay que combatir el gran cáncer del desarrollo que es el analfabetismo y luego, elevar la calidad educativa. Chiapas no puede esperar más si aspira a desarrollarse, por supuesto que lo aspira, pero es necesario que la Federación aporte lo que tiene que aportar.

Es necesario nuevas estrategias, comenzando por encontrar a alfabetizadotes dispuestos a asumir su trabajo con entrega y que el analfabeta, esos 464 mil que hay en la entidad, quieran aprender a leer y a escribir.

Es un estado con las características de Chiapas, es necesario volverle a dar fuerza las misiones culturales que están desapareciendo, nos comenta Álvarez Ramos, porque creen que no somos una sociedad rural y lo somos. Somos una sociedad semifeudal que no hemos podido avanzar, en lugar de dejar que desaparezcan esas Misiones Culturales, deben ser incrementadas.

Yo estoy con él, con su apreciación, porque me acuerdo mucho de estas Misiones Culturales, en mi parte de juventud, en Simojovel, cuando aprender algo era necesario para enfrentar la vida, pero el problema era encontrar quién te enseñara.

Yo me inscribí en la Misión, al igual que mi hermano Cato que en paz descanse, él aprendió a inyectar a atender enfermos era ya un enfermero y yo al grupo de música del Maestro Altamirano, ese hombre extraordinario que dejó músicos por todo el estado en donde estuvo, con su Misión Cultural, les dio un instrumento no solo musical, sino para ganarse la vida. Yo me inscribí para aprender a tocar la corneta (sin albur, porfa), pero no me gustó y la dejé, comencé con la guitarra, tampoco, entonces me dijo que mejor aprendiera yo carpintería, que a lo mejor esa era mi destino. Pero la verdad es que yo no tenía la afición y el amor por domeñar la madera. Es decir, yo estaba destinado a la casi sagrada profesión del periodismo y digo casi porque no falta el pelafustán por ahí, que la degrade y le de una dimensión infame. Pero esa es otra cosa.

Hace bien el maestro Álvarez Ramos en pretender incrementar las Misiones Culturales, de no dejarlas morir, porque hay miles de jóvenes chiapanecos que quieren aprender un oficio para hacerle frente a la vida en una sociedad cada día más exigente y globalizada, y aunque nos duela no es igual ir a Illinois, a Houston, a New York o a Canadá sabiendo un oficio de jardinero que ir a cortar cebollas.

El otro asunto que toco el maestro y lo hizo con conocimiento de causa, como se dice, es que hay maestros que dan clases en todos los salones desde el primero al sexto año y es más, yo también estudie en Simojovel mi Secundaria en la Justo Sierra por cooperación, en donde los maestros de la primaria eran los de la secundaria, hicieron y se entregaron, quizá nos prepararon mal, pero nos dieron el camino.

Pero con un sistema como estos, en donde uno enseña todo y a todos, no es posible salir del ostracismo educativo en donde estamos, Chiapas merece otra cosa.

El Maestro Álvarez Ramos, también dijo que su administración estará abierta a todas las corrientes sindicales, al SNTE y a la CNTE, para hablar sobre como superar nuestras carencias, habrá de su parte un absoluto respeto a la autonomía sindical.

Que bueno que haya llegado un hombre como él, con conocimiento de lo que nos falta, ojala y estemos hablando del principio de un fin.



Entretenimiento
Entretener aparece en castellano por lo menos desde el siglo XVI: "entretenedor", "entretenido" y "entretenimiento" en los diccionarios bilingües de Cristóbal de las Casas (1570) y R. Percivale (1591) y "entretener" en el Quijote (1605).
La palabra proviene probablemente del francés, lengua en la cual era empleada desde el siglo XII como entretenir con el sentido de "mantener juntos" del latín inter (entre), y el latín vulgar tenire (tener), del latín clásico tenere. La palabra pasó al inglés en el siglo XVI bajo la forma entertainment