lunes, 17 de noviembre de 2008

Dicen los que saben


Periodistas de EL UNIVERSAL
BAJO RESERVA
17 de noviembre de 2008


Hay muchas preguntas sobre la trágica muerte de Juan Camilo Mouriño que el gobierno federal no ha respondido




Hay muchas preguntas sobre la trágica muerte de Juan Camilo Mouriño que el gobierno federal no ha respondido, principalmente en el terreno de los protocolos de seguridad de los integrantes del gabinete presidencial. La parte técnica de la investigación, a cargo de Luis Téllez, secretario de Comunicaciones y Transportes, camina y despeja algunas dudas sobre los posibles orígenes del desplome de la aeronave. Pero no ocurre así con los temas de quién contrató al piloto que asustado soltó el timón al copiloto, y por qué dos funcionarios de altísimo nivel, el secretario de Gobernación y el ex fiscal anticrimen, José Luis Santiago Vasconcelos, viajaban en el mismo jet. ¿Qué autoridad responderá en estos temas?
El caso Ramón Martín Huerta, secretario de Seguridad Pública federal en el sexenio foxista, es otro ejemplo de displicencia en el terreno de los protocolos de seguridad y de ocultamiento de información. El 21 de septiembre de 2005 se desplomó el helicóptero Bell 412-EP, matrícula XCPFI, propiedad de la Policía Federal Preventiva. Murieron nueve personas, entre ellas también el general Tomás Valencia Ángeles, comisionado de la PFP, y José Antonio Bernal, tercer visitador de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. ¿Avances de la investigación federal? Ninguno, sigue abierta y, por supuesto, en reserva, respondió la semana pasada un funcionario de la CNDH.
Los senadores pasan por un mal momento: de plano