miércoles, 26 de diciembre de 2007

ENLACES desde Chiapas

Cuando un hombre ha llegado a un punto tal de corrupción que no tiene aún la conciencia de su perversidad, no se puede contar ya con él:
MERLÍN DE DOVAL


Daniel Flores Meneses

danfm@hotmail.com



Está por concluir 2007, no voy a tratar de hacer un recuento, pero ha sido un año que vamos a comenzar a sentir la próxima semana. Si lector amable, resulta que va a entrar en vigor el "gasolinazo", el precio de las gasolinas comenzarán a subir tal y como lo aprobaron nuestros ínclitos diputados.

Recuerde que los legisladores votaron en favor del incremento al precio por litro de gasolina y diesel, que será de 2 centavos a la Magna, 2.44 centavos a la Premium y 1.66 centavos al diesel, mensualmente.

Es decir, entre enero de 2008 y junio de 2009 esos combustibles habrán aumentado su precio en 36 centavos por litro de gasolina Magna, 43.92 centavos de Premium y 29.88 de diesel. Así, al final de la aplicación del gravamen, por cada tanque de gasolina Magna de 40 litros un consumidor pagará ocho pesos más, mientras que en el caso de la Premium, 9.76.

La reforma fiscal que dotará al gobierno de Don Felipe Calderón, con recursos adicionales de 114 mil millones de pesos lleva como insignia el famosísimo "gasolinazo"; este aumento ha puesto a las partes, en conflicto, mientras unos, los empresarios y el gobierno señalan que no producirá cascadas de alzas, los sindicatos advierten de esta posibilidad.

El Presidente Calderón hay que recordarlo, aplazó la entrada en vigor de los aumentos a las gasolinas para enero, para que no se viera reflejado en el último trimestre en los bolsillos navideños de los mexicanos. El Presidente prefirió enero para recibirnos un poco más jodidos a pesar, de que durante los 10 meses de la gestión del gobierno del michoacano, los precios de la canasta básica se han incrementado 34 por ciento, aunque la inflación en su conjunto sea inferior a 4 por ciento.

Hay analistas que piensan que habrá repercusiones políticas en el gobierno de Calderón a partir de enero. El congelamiento del gasolinazo por semanas, es prueba de que su gobierno entró en pánico ante la posibilidad de perder apoyo social.

Además hay partidos políticos que estaban perdiendo gas, sobre todo el PRD, que había entrado en una espiral de confrontaciones internas por la sucesión en la dirigencia nacional, que ahora tendrá una oportunidad para que el PEJE reinicie un activismo en contra de los aumentos y para señalar a Calderón y a su gobierno de ser los responsables del aumento de la pobreza en México.

El sector empresarial trata de justificar esta alza con argumentos, si usted quiere, válidos, pero nada populares, como lo expresado hace semanas por el presidente de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), Vicente Yáñez Solloa.

"En la gasolina hay una distorsión, la tenemos en un precio fijo y eso está mal. Esa distorsión la tenemos porque no queremos entrar en la reforma energética, la reforma laboral también la tenemos pendiente. Todo esto es el costo de que como país queremos jugar con los precios".

Será el sereno, pero hasta ahora nunca hemos sabido, al menos yo no he visto, en estas casi 4 décadas de periodista que las alzas no provocaran una cascada de aumentos en precios y que no le pegaran a los bolsillos de los que menos tienen, a los pobres.

Inclusive en el gobierno de Calderón hay algunos funcionarios como Beatriz Zavala Peniche que aseguran que si bien la reforma fiscal era necesaria para un mejor presupuesto para combatir a la pobreza, también reconocen que el incremento a la gasolina no es una medida que abone en esta tarea.

El hecho de que el Presidente Calderón haya pospuesto la medida unos meses, demuestra claramente que habrá un impacto en los precios de productos y servicios.

El aumento en las gasolinas es un aumento, por supuesto, que inflacionario, porque al haber un aumento en la gasolina habrá alzas en otros productos y servicios. Inclusive por esta reforma fiscal, muchos estados como el nuestro, como Chiapas, se han visto beneficiados al aumentar sus percepciones federales e históricamente, tendrá uno de los presupuestos más altos de su historia.

Solo la Secretaría de Desarrollo Social necesita por lo menos 36 mil millones de pesos para programas sociales como "Oportunidades" que debe ampliar su cobertura. Hasta ahora de acuerdo a cifras de la SEDESOL, atiene únicamente 5 millones de familias, cerca de 25 millones de mexicanos. Esto es bueno, pues, pero el aumento comenzaremos a resentirlo en unos días.

Esta cifra se encuentra muy lejana a las necesidades si se toma en cuenta que 40 por ciento de la población vive en condiciones de pobreza y, de esta cifra, 14 millones se encuentran en pobreza extrema en los 124 municipios clasificados como de muy alta marginación.


El gasolinazo si es inflacionario, véalo por donde lo vea.