lunes, 4 de febrero de 2008

ENLACES desde Chiapas

Somos muchos los que perdemos la mitad de la vida en desear cosas que podríamos alcanzar, si no perdiéramos la mitad del tiempo en desearlas.
- H. W. Arnold



Daniel Flores Meneses
danfm@hotmail.com.mx

¡Fuera propaganda !!!
Arely no se queda calladita.


"No cabe duda que donde las dan las toman", viejo refrán y certero. Y es que ahora toman dimensión con la nominación de Sergio Lobato, diputado local por San Cristóbal de las Casas, como Secretario de Administración y Finanzas del Comité Directivo Estatal del PRI, su partido por supuesto, pero también partido de Sami David.

La dirigente Arely Madrid, también tiene capacidad de movimiento en el tablero de ajedrez de la política chiapaneca.

Ahora resulta, que Lobato, es un cuadro importante en el tricolor del estado, al menos eso dice doña Arely.

No hay brazos cruzados en el priismo de Chiapas.



En Chiapas pareciera que nadie hace caso del centro, será talvez, me decía un amigo, porque tampoco el centro nos hace caso a nosotros, que estamos en la última frontera; no se porqué de la última frase que no es más que un slogan poco afortunado, ¿la última frontera para quién¿

Pero todo esto viene a cuentas porque los concesionarios de radio y televisión principalmente, van a entrar a una depresión por las medidas del Cofipe, ( Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales) que fue reformado por el Congreso en diciembre pasado y contiene medidas draconianas que no les favorecen.

De acuerdo a estas nuevas disposiciones, deben de retirar del aire la publicidad de obras o programas que tengan por objetivo enaltecer la figura propia del servidor público. O sea las del gobierno.

Entre las reformas más importantes que incluye el nuevo Código están: controlar los tiempos en medios, regular las precampañas, reducir el costo de los comicios, incorporar el recurso del recuento voto por voto y prohibir colgar todo tipo de propaganda, pendones o banderines en postes y equipamiento urbano.

Además eliminan el secreto bancario y el financiamiento de las agrupaciones políticas nacionales, mientras que propone una nueva fórmula de cálculo para determinar el tope de los gastos de campaña y establece, con rango constitucional, la Contraloría General del Instituto Federal Electoral (IFE).

La regulación de las precampañas establece tiempos para estos procesos y su registro; específica sus derechos y obligaciones, los recursos que emplearán y obliga a los partidos a presentar un informe sobre el origen y aplicación del gasto.

El nuevo Cofipe controla la propaganda en radio y televisión de tal cuenta que ahora será el IFE el que asigne los tiempos por tipo de elección y campaña, tanto federal como local. Se específica que los partidos tendrán derecho a mensajes con duración de 30 segundos, así como a uno y dos minutos, según las reglas de cada proceso.

Además de los 48 minutos que las estaciones de radio y televisión darán al IFE, en precampañas se asignarán 18 minutos diarios para todos los partidos mientras que en campañas federales se asignarán 41 minutos diarios a los institutos políticos.

La distribución de estos tiempos será de 30 por ciento de forma igualitaria y lo demás de forma proporcional a los votos obtenidos en la elección federal para diputados inmediata anterior.



Algunos de los 34 concesionarios de radio y 37 de televisión que existen en Chiapas no lo han hecho. De acuerdo al Cofipe, las nuevas disposiciones entraron en vigor el 12 de enero y los concesionarios tienen 30 días a partir de su publicación para retirar todos los mensajes. Les que da unos días de plazo.

Una de las entradas más importantes para los concesionarios precisamente es la publicidad oficial. Sobre todo en estados como el nuestro en donde la publicidad, es escasa. La falta de industrias y de grandes corporaciones alejan a los concesionarios de este mercado de la publicidad.

Lo cierto es que saldrán perdiendo los concesionarios con estas medidas netamente políticas y el que saldrá ganando por ahorro será el gobierno. Nada bien para la economía de los radiodifusores, sobre todo.

Asimismo los partidos políticos y los entes públicos, tanto federales como locales, tendrán 30 días después de la entrada en vigor de este acuerdo para retirar la propaganda colocada en lugares públicos.



Ahora los políticos tendrán que buscar la fórmula para seguir apareciendo en las pantallas y escuchándose en la radio. Habrán de tomar en cuenta la técnica del Gobernador del Estado de México, buscando atajos para burlar esta disposición.