martes, 5 de febrero de 2008

ENLACES desde Chiapas


"que la comida sea tu Único medicamento" HIPÓCRATES

Daniel Flores Meneses
danfm@hotmail.com


De cochito y chipilín

Ha pasado mucho tiempo, pero parece ser que los restauranteros chiapanecos se han dado cuenta de que tienen un organismo importantísimo que echar a caminar, luego de años de abandono.

¡Por fin se decidieron a dejar la abulia a un lado!

Han pasado años, y a pesar de que ellos mismos critican a sus dirigente no hacían nada por remediarlo. Quizá acosados por los intereses políticos de algunos de sus miembros, prefirieron dejar a un lado la capacidad gremialista para dar paso a los intereses de tipo político y electoral, y las más de las veces de tipo personal.
No lo he hecho, pero seguramente lo haré, y es preguntarles como le hicieron para decidirse a cambiar y aponer la actividad de la culinaria chiapaneca en el lugar que se merece y que es muy importante para la actividad turística que Chiapas necesita. Que bueno que haya pasado la etapa de la condición, de los manejos “bajo la mesa” en este sector turístico.

Lo digo porque la Licenciada en Administración de Empresas Turísticas, Marina Arias Albores, ha llegado a la Presidencia de la CANIRAC, la cámara de los restauranteros, estará por fin representado por verdaderos miembros del sector que tienen en su actividad toda su inversión, inversión de años, que poco a poco por las condiciones políticas se fueron deteriorando, de tal manera, que lo que fue un gremio fuerte se convirtió en un gremio de papel, y que poco a poco fue ganándose el retiro de sus socios.

La CANIRAC en los últimos años, debido a la permeabilización política, perdió credibilidad entre sus agremiados. Se calcula que por lo menos deben de existir cerca de dos mil restaurante en la capital de Chiapas, y solo hay registrados unos pocos como socios de la Cámara, lo que significa el repudio de sus miembros.
Arias Albores, ha comenzado, o comenzará, mejor dicho en los próximos días sus actividades en la nueva dirigencia, y asumirá el cargo acompañada de restauranteros de abolengo en la capital, conocidos hombres y mujeres que han dedicado toda su vida a esta actividad, tan importante.

Francisco Gómez Ballinas, como vicepresidente; Alberto Daniel León Moreno, como Secretario y Mario Guzmán como Tesorero, ellos cuatros son licenciados en Administración de Empresas Turísticas, lo que nos da una idea de lo que será esta nueva dirigencia empresarial.

Luego están también empresarios restauranteros como Rodolfo Alfredo Solçís Domínguez y Luis Montero Paniagua, como vocales; Carlos Augusto Domínguez Maza como Vicepresidente de Turismo y Mario Enrique López Arias, como vicepresidente de la Relaciones Públicas.

Este es el equipo que acuerpara a Marina Arias Albores en esta labor de rescate de la industria restaurantera de Chiapas, una labor que como decía, poco a poco se fue apagando hasta casi, casi desparecer.
Marina ha presentado ya un plan de trabajo muy interesante y lo primero que se nota en él es la forma en que van a recuperar de nuevo la confianza de los socios que se retiraron de su cámara.
Por lo pronto ha diseñado ya una manera de lograr un diagnóstico restaurantero, para saber como están actualmente y que es lo que necesitan para fortalecerse. Cada uno tiene necesidades particulares y a partir de esto formular ideas y propuestas. Integrar expedientes particulares para conocer los datos básicos y se van a dar a visitar a cada uno de los socios para lograr su participación en esta nueva etapa.

La otra cosa, importantísima es revisar, modificar y actualizar el reglamento y los programas de la cámara. Pero sobre todo, consolidar y retroalimentar el Buró Laboral, para conocer a detalle el valor curricular y el desempeño de los empleados en restaurantes afiliados.
Tienen la intención la de actualizar y promover la bolsa de trabajo. No lo sé pero le puedo asegurar que los restaurantes son una fuente de trabajo de suma importancia para la economía local.

La culinaria chiapaneca tiene mucho todavía que dar a nivel internacional y lamedor vía para lograrlo es precisamente los restaurantes que con calidad se den a esta tarea. Marina Arias Albores, se echó a la espalda una gran responsabilidad, pero conociéndola como la conocemos, no me queda duda de que serán una dirigente que va a dar mucho de que hablar, en bien del gremio restaurantero.
Lo que uno no se explica porque se dejaron avasallar por gente ajena al gremio, o porque algunos se prestaron para hacer a un lado a su propio gremio para ganar prebendas que casi hacen desaparecer a la CANIRAC.