sábado, 31 de octubre de 2009

SEMANA A SEMANA


La Semana histórica

Daniel Flores Meneses.
Hemos llegado al final de la semana y del mes de octubre. Ha sido un mes traqueteado, complicado pero también con muchas indecisiones que hacen pensar que nuestro país, en estos momentos no tiene ni pies ni cabeza.
El pleito se profundizó entre el poder ejecutivo y Legislativo. Luego, y no con menos intensidad, el sector empresarial tuvo que entrar al corral de los costalazos acusado por el propio Presidente de no pagar los impuestos como deberían. Los poderes mediáticos obligados por las circunstancias entraron también a la discusión.
Ha sido un mes que refleja que los mexicanos están hartos, dicen todos los análisis que derivan de esta semana.
Ya fue aprobado el paquete, ya subieron los impuestos, pero no fue la gran reforma fiscal que sigue pendiente y en donde los políticos y sus partidos parecen no tener interés en lograr a fondo cambios que terminen de una vez por todas con el estancamiento del país.“Sexenio tras sexenio es el mismo cuento, sin esa gran reforma -cualquiera que ésta sea- no se puede hacer nada y, como no se puede la reforma, no se hace nada. El parte que rinden es: se hizo lo que se pudo, y lo que se pudo es nada” (Reforma)
Cuando estábamos en esta semana crucial, la última de octubre, nadie esperaba, los empresarios menos, que el Presidente Felipe Calderón que algunos dijeron que estaba desesperado por lo que pasaba, salió al escenario con una serie de declaraciones que pusieron al sector del dinero en el escenario de la discusión. Ellos que no discuten, no se confrontan porque para eso tienen a sus cabilderos a los que les pagan para hablar con senadores y diputados, con secretarios, con jueces para cambiar o parchar leyes.
El Presidente Calderón ¿pensó, o no al meter a los empresarios al asunto de los impuestos¿
Esa es la gran pregunta que todos se hacen y que el tiempo terminará por contestarla como siempre sucede en México. Lo cierto es que reaccionaron las cúpulas empresariales y muchos medios que manejan también.
TIENE SU HISTORIA

Pero está confrontación a pesar de todo no se produce en estas semanas, viene de mucho tiempo atrás cuando su gobierno se enfrentó a Carlos Slim, llamándolo catastrofista porque veía en el gobierno una política económica incierta. Al son de la corneta de Slim, los empresarios comenzaron un retiro sigiloso del hombre de Los Pinos. Lo siguió el Grupo Monterrey; y luego de sus discursos de la última semana de octubre, de acuerdo a muchos analistas, el distanciamiento con el grupo del dinero mexicano es más amplio.
Pero también hay que recordar que el año pasado el 10 de noviembre durante la reunión anual del Centro Mexicano para la Filantropía, Calderón reconoció el trabajo filantrópico:
“La labor que realizan las instituciones filantrópicas constituye, en México, una parte esencial de la sociedad y converge además con la tarea que realiza el gobierno federal”, expuso el Presidente hace casi un año.
El viraje del Presidente con los empresarios parece ser una situación anómala para un hombre que llegó apoyado por el capital privado a la Presidencia de la República. Ellos lo apoyaron.
….Planteadas así las cosas no restan más que dos alternativas: una, los empresarios tienen razón y no hay delito qué perseguir. Otra, la ley está perfectamente mal diseñada porque permite una enorme evasión fiscal. Lo que impone una pregunta: ¿De qué sirve aumentar las tasas impositivas y la complejidad en el código fiscal si a final de cuentas siempre hay mecanismos y rendijas para la evasión?...Frente a esta realidad, cualquier persona sensata optaría por explorar vías alternas: simplificar los trámites administrativos, bajar las tasas impositivas -como se hizo en Irlanda- y desaparecer los impuestos y los regímenes especiales. Todo con el objetivo de facilitar el pago de impuestos, reducir los incentivos de evasión y ampliar la base de contribuyentes” (Jaime Sánchez Sussarrey).
Lo cierto es que todo depende del color del cristal con que se mire esta situación mexicana de hoy. Unos simpatizan con la posición del Presidente Calderón al señalarles a los hombres del dinero que no cumplen con lo que deben cumplir. Los otros dicen que los empresarios hacen lo que los deja hacer el gobierno que ha mantenido un sistema fiscal complejo y lleno de agujeros por donde los empresarios encuentran su paraíso para birlar al fisco.
Y como decía una analista como es Don Manuel J. Jauregui, “Todo ello es legal, aunque sea indebido, ya que nuestra Constitución demanda que los impuestos sean, precisamente, "proporcionales".
ROUND POR ROUND

Pero si algo le queda de consuelo al Presidente Calderón es que este pleito es de un round no de tres, cuando en política el poder político y el poder del dinero se confrontan tres veces los resultados suelen ser desastrosos para una sociedad.
No es de ahora los pleitos entre ambos sectores, baste recordar que Luís Echeverría se peleo con el Grupo Monterrey, José López Portillo hizo lo mismo la nacionalizar la banca, y este es el tercer pleito entre estas dos entidades, ambas muy fuertes. Pero han sido de un solo round, y en esta dentro de poco se habrá finiquitado. Y es que los varones del dinero saben que tienen en México, un paraíso fiscal que quieren siga igual para no tener que ir a las Islas Caimán.
No todo es como lo pintan
Además el Presidente Calderón ha tenido que sortear al interior de su partido una serie de inconformidades de los grupos que nunca quedaron contentos con su nominación y que ahora ante su panorama incierto lo han comenzado a apretar.
El Grupo de Vicente Fox está ahí presente y esta misma semana mando un mensaje a Calderón en el sentido de que si bien los empresarios no pagan lo que deben de pagar, también hay otros ciudadanos que no lo hacen, porque hay una nula capacidad recaudatoria: “El tema que a mí me parece fundamental es que hay una gran desconfianza en el gasto del gobierno”. Así, textual. Para el ex presidente “ese es el meollo del asunto”. Y para aventarle gasolina a fuego, dijo que hay que reducir los presupuestos al Poder Judicial, a los partidos Político y al IFE, con la que muchos, sino es que todos los mexicanos estamos de acuerdo. El problema es que hoy para joder al Presidente lo dice.
Felipe Calderón echó mano a sus fierros, como buen “hijo desobediente”, y mando toda su caballería pesada en el tramo de esta semana de la vuelta fiscal. Mandó a Fernando Gómez Mont para que se sentara con Beatriz Paredez, César nava y Agustín Carstens, fue, dicen los que saben, el último apretón de tuercas, pero en secreto en la Secretaría de Gobernación. El primer apretón fue la declaración de César Nava dirigente panista que acusó al PRI de haber aprobado el paquete fiscal en la Cámara de Diputados causándole un repudio total de los mexicanos.
El Presidente Calderón tomando a nava como su ariete mandó el mensaje que dio resultados y los que pensaron que Nava había hablado por su cuenta, al final de equivocaron, nada puede hacer un dirigente partidista sin el consentimiento del jefe máximo. Lo que si provocó fue dividir y enfurecer a los grupos tricolores.
Ahora lo que si fue cierto es que este paquete fue más que una bomba terrorista que causó divisiones en el Congreso, en los partidos, a los empresarios. Felipe Calderón puso pues sus condiciones en la mesa de las apuestas y mandó a Carstens a hacerse culpable de todo lo sucedido.
El Presidente también juntó a los legisladores azules en Los Pinos y ahí lanzó también un mensaje importante señalando que el horno no está para bollos y que esperaba de los legisladores de su partido un respaldo sin fisuras para el polémico paquete fiscal. “Nos dijo que confiaba en nosotros para sacar adelante esta propuesta que daría viabilidad a las finanzas públicas”, comentó uno de los senadores. Otra fuente precisó que el Presidente les “arrancó” el compromiso de respaldar la Ley de Ingresos.
Dice Pancho Garfias columnistas de Excelsior que un dato se quedó en la cabeza de muchos de los legisladores azules: México ha dejado de recibir 350 mil millones de pesos por el descenso en la producción petrolera, y hay que tapar ese boquete, antes de que resulten afectados los programas de desarrollo social.
Pues con esta reunión pinolera el Presidente logró aquietar a Santiago Creel y a Ricardo García Cervantes que andaban ya armando un verdadero lío al interior del azul al inconformarse porque los gorditos de Carstens no dieron la información completa a los legisladores de las negociaciones. Don Agustín, por cierto, tuvo que comparecer en las instalaciones de El Caballito ante las comisiones unidas de Hacienda y Estudios Legislativos del Senado, para explicar los incrementos al IVA, de 15 a 16 por ciento; ISR, de 28 a 30%; telecomunicaciones, 3% adicional; IDE, de 2 a 3%; IEPS. Se hizo responsable y se dijo padre de la criatura.
“Entre los senadores del PRI corre la versión de que la Secretaría de Hacienda le puso una “pistola en la cabeza” a los gobernadores del tricolor para que obligaran a sus diputados a aprobar la polémica Ley de Ingresos, que ha dividido a los tricolores alrededor de la pertinencia de subir impuestos en año de recesión. …“Les dijeron que, si no se aprueba en el Senado, no hay dinero para los aguinaldos”, aseguró uno de los legisladores más influyentes del tricolor. El hombre recordó que los maestros, por ejemplo, reciben 120 días de aguinaldo anualmente y que en este crítico 2009 las participaciones se han reducido drásticamente por la crisis y no hay recursos para pagar. “La pistola sigue allí” (EXCELSIOR, GARFIAS)

Hay lecciones

¿Ha dejado lecciones este paquete¿, todos dicen que si, y hay una muy clara de que el PRI lo único que le interesa por ahora, no es México sino la sucesión presidencial del 2012. Esto quedó demostrado en la reunión de los tricolores pero los de altos vuelos, en donde participaron Enrique Peña y Francisco Rojas, principales impulsores del impuestazo, y Manlio Fabio Beltrones.
Pero algo lograron tal y como lo señalan algunos medios este fin de semana, de que el PAN cargara con la responsabilidad casi absoluta del paquete fiscal que se lo habían querido endosar al PRI.

Hasta ahora nadie sabe que pasó en el colectivo mexicano, pero lo cierto es que muchos creen que eso de que el PRI salió librado estará por verse, será difícil que eso suceda, para todos, los partidos no son ya soporte de democracia como quisieran aparecer.
Sin embargo la medición de fuerzas en el tricolor fue tremendo en donde Enrique Peña Nieto, Beatriz Paredez y Manlio Fabio Beltrones se trenzaron en un agarrón cuyos resultados comenzaran a verse el próximo año.
Para muchos analistas ligados al tricolor y que conocen al dinosaurio, Manlio Fabio trató de echar abajo el aumento al IVA para lavarse las manos con miras a 2012. Y es que Manlio quiere pues estar en la final, en donde peña Nieto y la Paredes tienen un acuerdo para ello, si el mexiquense es el candidato presidencial tricolor, ella lo será para el DF, en donde ahora gobierna Ebrard.
Si bien Beltrones no logro imponerse de no subir el IVA, si logró el acuerdo con el PAN de que aceptara toda la culpa del paquete, pero como dicen falta saber si los mexicanos nos la creemos.
Esta semana y gracias al paquetazo supimos todos la gran fuerza que ha tomado el internet que el 3 por ciento de impuesto a esta herramienta el Senado la tuvo que echar abajo, ante los millones de internautas en facebook y twuitter, dejaron sentir su fuerza electoral que tanto van a necesitar los partidos. Se olvidaron como lo utilizó Obama en los Estados Unidos.
El Presidente calderón después de todo actuó como debió hacerlo y por eso se le enredo el queso Oaxaca. Las piezas se movieron en lo político para controlar al Congreso, o cuando menos dejarles ver que su resolución si no era la adecuada ante el hoyo fiscal podría ser el virus que transmitiera la pandemia de la inconformidad a los partidos. Tan lo entendieron que Manlio Fabio Beltrones urdió algunas maniobras que al final terminaron permitiendo a todos los actores de esta obra participar sin contratiempos, aunque los espectadores les hayan rechiflado su pésima puesta en escena.
Para ellos y el Presidente tuvo un final feliz.