miércoles, 23 de enero de 2008

ENLACES desde Chiapas

Sólo cuando el último árbol esté muerto, el último río envenenado, y el último pez atrapado, te darás cuenta que no puedes comer dinero. Sabiduría indoamericana

Daniel Flores Meneses
danfm@hotmail.com



El primer caso para Nacho Soberano

Los diputados se ponen las pilas

La práctica de la profesión de periodista resulta siempre de alto riesgo.; no por algo está considerada en una de las más peligrosas en el mundo. Este 22 de enero ha sido agredido un periodista en Tapachula, Edi Darinel López Zacarías por un grupo de personas que fueron identificadas por el periodista, luego que le propinaron una severa golpiza.

Con esta agresión Ignacio Soberano nombrado por el Ministerio de Justicia como el fiscal encargado para delitos contra periodistas, comenzará su accionar para no dejar impune esta acción en contra de este joven corresponsal de este diario.

Las cifras de periodistas muertos y agredidos son todavía escasas en nuestro país; sabemos por ejemplo que en 2006 se registraron cifras que fueron consideradas en su momento como las peores de toda la historia, por su brutalidad y la impunidad.

De acuerdo a la carta enviada por los familiares de este joven periodista se trata a todas luces de una venganza por sus publicaciones en contra de algunos grupos delictivos.

En el sexenio del presidente Fox, ocurrieron por lo menos 15 asesinatos de los que existen evidencias o sospechas fundadas de que tienen vinculación con su trabajo periodístico.

Siete de los 15 crímenes han ocurrido en Tamaulipas, por ello, ése estado es, hoy por hoy, la zona más peligrosa para los periodistas y los medios. Estas cifras también han convertido a la delincuencia organizada y a las autoridades que son sus cómplices, en la amenaza más grave para la libertad de expresión en México por segundo año consecutivo.

Los niveles de impunidad con los que actúa el crimen organizado han escalado a nivel de abierto desafío y descrédito para las autoridades federales.

Comunidades enteras, ciudades enteras, son hoy rehenes de la delincuencia organizada. Este es panorama claro en Tamaulipas, pero también existe un fenómeno, los crímenes de periodistas han provocado y que es de enorme gravedad: la autocensura que se han impuesto los medios y los periodistas, dejando con ello todo el espacio libre a la delincuencia para actuar a su voluntad.

Este acto a todas luces vengativa, no deberá quedar impune y sabemos que no será así porque el Ministerio de Justicia ha dicho y repetido que se actuará no sólo en este caso sino en todos los que sean denunciados.

Por otro lado la Comisión de Ecología del Congreso del Estado, se ha anotado un buen punto al pedirle a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, detener los permisos de aprovechamiento forestal en Chiapas, hasta que no se conozca los impactos que están teniendo estos permisos en la deforestación y las acciones que se tomarán para la conservación ecológica.

Basta ya de otorgar permisos millonarios, y digo millonarios, porque cada permisito lleva consigo muchas triquiñuelas para ser otorgados.

En verdad que ha sido un paso importante dado por los congresistas de este grupo, de esta Comisión que encabeza Alejandro Orantes Coello, que llegó a un acuerdo con sus compañeros Rafael González Chamlati, César Augusto Yánez Ortiz, Miguel Ángel Vargas Blanco, Nelly María Zenteno Pérez, Carlos Arturo Penagos Vargas y Rodrigo Trinidad Rosales Franco.

De acuerdo al documento presentado, Chiapas "cuenta con más de 30 áreas naturales protegidas en las que se han reconocido 19 tipos de vegetación natural y registrado más de ocho mil especies de plantas con flores, así como el 80% de las especies de árboles tropicales de México en el estado. Por Chiapas se ha reconocido a la región sureste del país como un sitio de megadiversidad a nivel mundial "sin embargo la destrucción de los recursos naturales derivado de los factores culturales educativos, el elevado crecimiento poblacional y la falta de ordenamientos efectivos por parte de la autoridad encargada de expedir los usos o concesiones para el uso y explotación de los recursos maderables, han generado un alto grado de deforestación en la entidad".

Sabe que me da gusto leer esto y por eso vale la pena comentarlo. Porque hasta ahora, en serio no había visto a una Congreso como éste que está comenzando, primero porque se nota que quieren trabajar y que tienen conciencia que para eso fueron elegidos y que lo hagan tomando como base los puntos de vista de profesionales de los temas.

Si siguen así estaremos a lo largo de estos tres años ante un avance cualitativo y cuantitativo de nuestro sistema legislativo, que tanta falta le hace a Chiapas