miércoles, 27 de febrero de 2008

ENLACES desde Chiapas

Los hombres que no perdonan a las mujeres sus pequeños defectos jamás disfrutarán de sus grandes virtudes."
(Khalil Gibran)


Daniel Flores Meneses
danfm@hotmail.com


Los radicalismos

La reforma energética, ha entrado a una etapa crítica, que para muchos analistas políticos es el principio de un encontronazo entre el gobierno de Felipe Calderón, el PRD de Andrés Manuel que tomará muchos días, mucho tiempo en noticieros y muchas planas en los diarios.

Este fin de semana ha comenzado ya esta batalla, cuando el Movimiento Nacional por la Defensa del Petróleo, que encabeza Andrés Manuel López obrador, anunciara la radicalización de sus acciones para evitar la posible privatización de Pemex.

La senadora Rosalinda López, coordinadora de dicho movimiento, dio a conocer ante las puertas de dicha paraestatal el programa de acción para los próximos días, entre las que destaca el inicio de una huelga legislativa en la Cámara de Diputados y en el senado de la República en cuento entre cualquier iniciativa sobre la privatización.

Esta acción estaría acompañada por cercos ciudadanos en ambas cámaras así como en los palacios legislativos estatales exigiendo a los legisladores locales y a los gobernadores que se manifiesten en contra de la privatización.

Pero lo que se apreció en esta concentración es como poco a poco se han ido parcializando las posiciones. Los linchamientos, guardando la proporción de la palabra, de dos políticos distinguidos del perredismo, como es el Diputado Javier González Garza, y Carlos Navarrete, ambos , Diputado y Senador, que no pertenecen a la corriente lopezobradorista, deja sobre la mesa del debate una seria duda y sobre todo incertidumbre sobre el camino que seguirá el PRD en las próximas semanas.

Pero lo que estamos presenciando es la radicalización de los actos de Andrés Manuel, del todo o nada, pero también la fractura interna de este partido que podría ponerlo contra la pared, toda vez que en las pasadas elecciones ha perdido en el terreno electoral.

Las dos visiones sobre la Reforma Energética, parecen estar llevando a este radicalismo, por un lado aparecen los buenos y los traidores que no están con el líder tabasqueño.

Salvador García Soto un joven analista político asegura que "En el arranque de la confrontación, el tabasqueño tomó ventaja y ha posicionado mejor su discurso de "defensa de la soberanía petrolera", en tanto que el gobierno empieza a dar el debate e intenta mimetizarse con los argumentos de la izquierda, arrebatarle las banderas nacionalistas, incluidos los postulados cardenistas, y proclama la defensa auténtica de Pemex a través de su modernización, sin afectar la propiedad del Estado y sólo con la modificación de leyes secundarias. ….Calderón cuenta en su estrategia con sus aliados del PRI que le servirán de escudo y de refuerzos en la batalla. El único problema es que los aliados priístas todavía no pueden asegurarle a Calderón un frente unido porque ellos mismos tienen divisiones en sus filas que podrían fracturarlos a la hora de votar una iniciativa de reformas a la ley reglamentaria del artículo 27 constitucional".

Por otro lado, ha comenzado a tomar fuerza entre los seguidores de Andrés Manuel la experiencia en Bolivia entre 2003 y 2005 cuando el gobierno decretó la Ley de Hidrocarburos que proponía la vena de gas boliviano a empresas extranjeras, que inspiraron a la postre las movilizaciones encabezadas por Evo Morales, ahora Presidente. Dicen que esto parece ser la guía de AMLO en este movimiento al advertir al gobierno de Felipe Calderón que la privatización de PEMEX no será fácil.

Con reserva se ve la aparición de Cuauhtémoc Cárdenas en la escena del conflicto petrolero junto a su hijo el ex gobernador de Michoacán, Lázaro Cárdenas Batel, y otros más ven en estos movimientos, la estrategia del Presidente para incorporar a Cárdenas Batel a PEMEX para derrotar a su contrincante acérrimo, que ha comenzado a radicalizar suposición.

Ahora solo falta que Calderón logre convencer al Clan Cárdenas para darle una severa derrota al interior del PRD al tabasqueño.

Mientras tanto, el tema no deja de ser para el tabasqueño una plataforma envidiable para seguir construyendo el movimiento que le dé sustento a su candidatura presidencial en 2012. El eje gira en torno a una persona y sus aspiraciones políticas que, por muy legítimas que sean, no debieran de ninguna manera subordinar las necesidades del país.