martes, 4 de marzo de 2008

ENLACE desde Chiapas

"Es más fácil obtener lo que se desea con una sonrisa que con la punta de la espada."(William Shakespeare)


Daniel Flores Meneses
danfm@hotmail.com



Ni la guerra, por ahora mediática en las fronteras de Venezuela, Colombia y Ecuador, han ayudado al Secretario de Gobernación Juan Camilo Mouriño para aliviar su "pejestress" que lo tiene en las sombras de la incertidumbre.

Los dirigentes de su partido no saben que hacer, no saben por donde les llegará el siguiente ramalazo para su joven promesa política para el 2012. El Presidente Calderón hace esfuerzos por quitarle la soga del cuello a su prospecto que ha sido seriamente acusado. El jueves pasado, EL UNIVERSAL dio a conocer la existencia de contratos firmados por Juan Camilo Mouriño en años pasados, que presumen tráfico de influencias.

El Presidente pide Unidad, lanza y lo pregona una ayuda con los excedentes del petróleo por 3 mil millones de pesos que se deben encontrar ya, desde el lunes en las Secretaría de Finzas de los estados, uno que les urgía les cayó como anillo al dedo, y a otros que no les urgía lo agradecen como el viejo refrán a "caballo regalado, no se le ve el colmillo"

Además el Presidente lanza su plan de diez puntos que costará 60 mil millones de pesos para hacer frente y paliar los efectos de la desaceleración de la economía estadounidense. El Presidente pues, no está muy contento con el lío en que se ha metido, o mejor dicho han metido a su joven pieza fundamental de la política de su gobierno. No está a gusto.

Al Presidente le han llegado demasiadas presiones por este asunto de Mouriño, todos se aprovechan del asunto para presionarlo. No se acomodaba en el sillón con el aguila estampada, cuando los tambores de guerra en el cono sur, se hicieron escuchar en Los Pinos.

Ahora el gobierno de Calderón está en "un tris" y no precisamente para sacarse un premio, no, está a punto de perder presencia nacional ante la actuación de su joven secretario que había lanzado como la nueva imagen del político mexicano, impoluto, representante de una nueva camada que ahora se ha caído.

Pues claro que todos se aprovechan, es el momento de cobrar facturas. El PRI, tiene en Manlio Fabio Beltrones, "su punta de lanza" para pedirle a Calderón, explicaciones de las presuntas irregularidades en las que incurrió su Secretario de Gobernación para obtener contratos de PEMEX para las empresas de su familia.

La primavera presidencial, no se está presentando, a unos cuantos días de que arribe, nada alegre para la familia presidencial. El PRI que por cierto festeja un aniversario más de su fundación, que merece otro comentario, ha señalado que si los documentos que ha presentado Andrés Manuel López Obrador de las irregularidades, para el Presidente ¿no son creíbles? , entonces debe dar un punto de vista.

El Presidente algo debe estar meditando con su gabinete porque no puede quedarse así, o dejar pasar un hecho que podría cargar todo el sexenio. Lo cierto es que Mouriño ha perdido credibilidad, como bien señalara el Licenciado Jacobo Zabludovzky:

"Juan Camilo Mouriño, secretario de Gobernación, no sólo debe ser honrado, debe parecerlo, y mientras se demuestra o no su culpa, ha perdido la apariencia de funcionario inmaculado… Mouriño era coordinador general de Asesoría y Enlace Institucional en la Secretaría de Energía cuando, el 29 de diciembre de 2003, firmó un contrato de transporte de derivados del petróleo con duración hasta el 31 de diciembre de 2004. El 20 de diciembre de 2002 era presidente de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados cuando firmó su primer negocio con PEMEX…. El daño puede ser mayor pero el ya recibido mengua la fuerza y por tanto la capacidad operativa indispensable en un secretario de Gobernación. Quien dirige la política interior del país, a la fuerza derivada de su nombramiento, debe agregar el aval de su propia conducta. Juan Camilo Mouriño está lastimado, perdió facultades con la publicación de los contratos, y después al mostrar que el colmillo crece con la experiencia de la que él carece. Su autodefensa la tarde de la denuncia de sus negocios provoca entre muchos mexicanos cierta duda sobre su madurez profesional como político. Y si eso es cuando toma la tribuna para rechazar ataques que pueden poner fin a su vida pública, es lógico dudar sobre el desempeño de su función, crucial, en los grandes problemas a los que se enfrenta México".

La situación para el Presidente Calderón es en verdad difícil, como ratón acosado por el gato, trata de esconder a su gran amigo, trata de salvar el honor del hombre con el que, seguramente compartió los sueños del poder.

Pero también debe de pensar el Presidente Calderón, en una famosísima frase que utilizan los empresarios, a los que ahora trata de ganarse con medidas como los diez puntos anunciados, que dice "Lo que no deja, se deja".

Tanto el Presidente como Mouriño, tratan con su silencio evitar un debate. Pero no podrán hacerlo. La explicación que dio el joven secretario, fue como todos coinciden muy a la ligera, como que pensaron que con eso bastaba para calmar las embravecidas agua del mar de la política. Pero al parecer no es así.