lunes, 28 de abril de 2008

SEMANA A SEMANA

Calderón y su futuro político

Daniel Flores Meneses
danfm@hotmail.com

Si hay algo cierto en todo este problema político, es que al Presidente Calderón no lo han dejado y no lo dejarán gobernar en paz. Y no es para menos, luego de aquel histórico agarrón electoral que terminó en la toma de posesión con el PAN tomando la tribuna para acuerparlo para tomar posesión no se ha podido recuperar del todo. Desde entonces, no han cejado sus detractores en hacerle la vida de cuadritos.
Entre en el PRD y el PRI, (éste último con más artimañas para hacerse de posesiones, es decir, de obligar al gobierno a ceder terreno en otras negociaciones, cosa normal en la política, si se supone que ésta es sobre todo negociación) han logrado ponerlo en condiciones de debilidad, para algunos, y de ineficiencia para otros, a tal grado que ha preferido echarse al cobijo de los militares tomando como pretexto el combate al narcotráfico.
Por supuesto que esto no ha beneficiado al país, lo ha puesto en la polarización y los analistas políticos están seguros que será difícil que se recomponga, una vez que no ha mostrado en este tiempo una acción concreta, más que sus discursos señalando que sus detractadotes no han podido hacer nada y que van a seguir fracasando.
El PRI con Manlio Fabio Beltrones a la cabeza, que no si líder oficial, la Señora Paredes, ha logrado avanzar en este sistema empedrado de contradicciones, como el camino al infierno.
El round de la famosa discusión de la reforma energética, que muchos lo minimizan a una reforma petrolera, porque lo enviado por Calderón no implica una Reforma total, lo ha ganado López Obrador, les guste o no a muchos. Lo que parecía algo sencillo resultó la tablita de salvación para el tabasqueño. El Factor Mouriño, ha sido la causa que inició esta conflagración política.
Ahora el turno es para el PRI quién encuentra en la política social calderonista una seria amenaza para su subsistencia como partido. No es una cosa sencilla la apreciación de los tricolores en torno al programa “Vivir Mejor”. Se trata de que Calderón quiere amarrarle las manos a los seguidores de Don Plutarco Elías Calles, ya que pretende un esquema en que los recursos contra la pobreza, ya no pasarán por las manos de los gobernadores y serán entregados por la Sedesol directamente a los Presidente Municipales. Esto les quitaría una gran arma de control político a los gobiernos, incluyendo a los perredistas y no perredistas.
A pesar de todo esto, el Presidente Calderón presentó su plan “Vivir Mejor”, que no es otra cosa que más de los mismo de los programas salinistas como solidaridad, con algunas variantes. Pero no pretenda el Presidente, aseguran, analistas señalar que va más allá del asistencialismo y del paternalismo, porque nadie le va a creerle.
Lo cierto es que el Presidente Calderón a optado por hacerle frente al populismo lopezobradorista, con su misma medicina. Y el lanzamiento “Vivir Mejor”, está encaminado a causar un fuerte impacto mediático entre los millones de pobres y marginados de México y en las buenas conciencias de los no marginados.
Se trata de cuatro líneas que es atender el problema alimentqrio y nutricional de los que menos tienen y esta semana pondrá en marcha el Programa Alimentario para Zonas Marginadas que apoyará a por lo menos 150 mil familias en pobreza extrema, en por lo menos mil 400 municipios del país. Este programa va desde apoyos financieros hasta alimentaciones con capacitación y acciones de infraestructura.
Esto desde luego ha dejado una clara idea de que está dispuesto a enfrentar a su archrecontraenemigo tabasqueño y a apoyar a los estados con mayor marginación, en donde seguramente estará incluido Chiapas.
Calderón sabe que debe combatir a sus enemigos de la llamada izquierda con programas asistencialistas, aunque trate de ocultar esta línea con una simple declaración. Lo cierto es que el PRI, aprovechará la posición de necesidad del Presidente para exigir algunas prebendas que podrían beneficiarlo con miras a las elecciones federales.
Ahora lo que está por verse es si el Presidente Calderón que quiere hacerse del mayor número de diputaciones a nivel federal, esté dispuesto a darle al PRI algún tipo de concesión en este sentido. La Presidencia de la República sabe contundentemente que la elección que viene, es vital para preservar el poder y el simple hecho de evitar que los gobernadores no metan las manos en el programa “Vivir Mejor”, es un paso muy importante.
Sin embargo, deberá resistir los embates de priistas y perredistas, que seguramente en las próximas horas lanzaran sus “molotovs” para incendiar este programa que es considerado por los analistas como la gema de la corona calderonista que pretende hacer olvidar el debate petrolero.
Para los priistas cuya cabeza visible es el sonorense Manlio Fabio Beltrones, el Presidente está blindando los programas frente a los intereses electorales, para beneficiar a su partido con recursos públicos rumbos a las elecciones del próximo año.
Los tricolores, pues, no van a quedarse con las manos cruzadas, y es posible que el gobierno de Calderón acumule dos frentes en su contra con este lanzamiento de “Vida Mejor”. Y es que el Presidente criticó también muy duramente a los gobiernos priistas y como resultado le endilgaron que el PRI va a condicionar cualquier periodo extraordinario de sesiones a la realización de una reforma integral de la política social.
"Para nosotros cualquier periodo extraordinario que quiera abordarse, deberá de incluir nuevas mecánicas para poder fortalecer una política social de Estado, que busque el acabar con ese clientelismo electoral alrededor de la utilización de los recursos".
Las cosas no están bien políticamente para el Presidente panista, que parece haber entrado a una etapa de hacerle frente a sus enemigos. Ahora ha abierto un boquete tricolor muy importante, que el propio Andrés Manuel López Obrador, debe estar aplaudiendo. Si bien no habrá un acuerdo de contubernio tácito en contra de las políticas sociales del Presidente, de facto se van a dar, toda vez que es la línea lopez obradorista. Lo expresado por Beltrones en el sentido de que en lugar de otras cosas el Presidente Calderón debería cuidar la economía que se encuentra por los suelos, viene a sentar esta posibilidad.
El lanzamiento de este programa “Vivir Mejor” ha sido acompañado por una serie de circunstancias, como la establecida por el propio Presidente, en la Asamblea nacional de su partido, para reformas los estatutos y dar paso a más mexicanos que quieran enrolarse en su filas para seguir usufructuando el poder.
Aunque muchos conservadores azules se están oponiendo a esta apertura, será difícil que detengan las intenciones del Presidente Calderón, su máximo representante en la escena política del país.
En su calidad de militante del instituto político, Calderón Hinojosa fijó su postura ante la 16 Asamblea Nacional Extraordinaria en la que llamó a hacer del blanquiazul un partido de ciudadanos y de puertas abiertas para que se nutra de las mejores personas.
El titular del Ejecutivo federal llamó a los panistas a reforzar los mecanismos que permitan atraer a gente que comparta principios, ideas y valores "para fortalecer la trinchera en esta hora crítica donde se debate y decide el México moderno del futuro".
Lo que se juegan los panistas no es nada fácil y seguramente lo saben al conocerse algunas reformas que deberán ser o no aprobadas. En el proyecto de reforma de los estatutos aparece como novedad el Artículo 43 Bis, que establece que todo dirigente partidista que quiera convertirse en candidato a algún puesto de elección popular, ya sea local o federal, deberá separarse del cargo un año antes de la elección constitucional.
Sin embargo el Artículo 6 transitorio, en el propio proyecto de reforma de los estatutos, indica que los dirigentes partidistas que hayan sido designados antes de la entrada en vigor de esa reforma (que se supone ocurriría este sábado), no estarán sujetos a la misma.
Otra novedad en dicha iniciativa es la creación de la Comisión Nacional de Elecciones, que se encargará de toda la organización de los comicios internos, desde la selección de candidatos hasta a propuesta de crear esa nueva instancia, que incluye todo un artículo nuevo con cuatro apartados, incluye la posibilidad de que sea manejada por algún militante connotado, pero que no ocupe un cargo directivo en el partido ni cargo de elección popular.
De acuerdo con lo que anticipan los panistas, la idea es que ese órgano interno ayude a garantizar que los procesos de selección de candidatos y los comicios internos sean más claros y se eviten conflictos.

Habrá que esperar que sucede en torno a todo esto, lo cierto, es que Felipe Calderón es un hombre que está actuando de acuerdo a sus propios cánones y al ver que sus programas sociales fueron borrados por todo este merequetengue perredista en torno al petróleo, lo ha vuelto a relanzar este lunes, esperando un mayor impacto entre los mexicanos.
Luego de este lunes, se lanzará con todo a visitar comunidades marginadas del país, y a dormir en algunas comunidades, como ya lo hizo en Chiapas recientemente al dormir en Ocosingo. Pero ahora podría tener una mejor cobertura, toda vez que las tribunas del Congreso han sido desalojadas.
Pero también no a todos les queda claro que hará el Presidente Calderón en torno a las Reformas estructurales, y muchos piensan que va a foxear es decir, va a olvidarse de éstas ante tantas nudos que no alcanza a desamarrar. Le pasará dicen lo que le pasó a su antecesor que ofreció las reformas y al final no concreto nada.
“Entre las múltiples vaciladas que Vicente Fox regaló al país estuvo aquella de proponer reformas estructurales que, a la postre, se convertían en meras buenas intenciones. En eso quedaron la hacendaria, la energética, la laboral, la de telecomunicaciones... Si la iniciativa llegaba o no al Legislativo muy poco importaba su destino porque, cumplido o no ese trámite, el Ejecutivo se desentendía de ellas. Ese síndrome parece repetirse y, por el bien del país, no debe permitirse que eso ocurra de nuevo.
La tibia defensa gubernamental de lo que pretendidamente es la más importante iniciativa del sexenio obliga a pensar dos cosas: una, el mandatario sólo quiere cubrir el expediente de haberla planteado oportunamente sin importarle su destino; dos, el mandatario quiere evitar que esa reforma se debata ampliamente y, en realidad, la intención original era sacarla en corto, al margen de la nación.

Ya, en serio, ¿pretende la reforma el Ejecutivo? (René Delgado Reformar)