jueves, 14 de mayo de 2009

A chiapas lo amenazan 16 ciclones


ENLACES 57

A chiapas lo amenazan 16 ciclones
Daniel Flores Meneses
danfm@hotmail.com

Estamos en el dintel, en la entrada ya de la emporada de ciclones. Chiapas es un estado que siempre ha sido castigado por las lluvias y las inundaciones y también por las sequías. Lo que nos ayuda también nos perjudica, son cosas que se dan. Más del 70 por ciento de los desastres que ocurren en el mundo se relacionan con el agua: tornados, tempestades, truenos, tormentas, ciclones, inundaciones y sequías, generan pérdidas de vida, daños económicos y sufrimiento de la humanidad… El vital líquido que sustenta nuestra existencia también puede ser una fuerza que atenta contra ella.

Para tornarse en desastre, los eventos climáticos deben encontrar terreno propicio. En las ciudades, por ejemplo, la mancha urbana a menudo se extiende hacia espacios no aptos o de alto riesgo, en zonas anegables, en las márgenes de ríos o por encima de cerros, cañadas y laderas empinadas, esto aunado a una intensa y aguda degradación del medio ambiente y graves carencias en la dotación de infraestructura y equipamientos sociales, ha contribuido a incrementar la vulnerabilidad de la población frente a las amenazas de origen natural. Un ejemplo claro son las ciudades como Tuxtla, nuestra capital, que apenas se le está dando la infraestructura para evitar todo este tipo de problemas.
México recibe en promedio 772 milímetros de lluvia al año, lo que equivale a mil 519 kilómetros cúbicos anuales, de dicho porcentaje 73% se evapora (mil 106 kilómetros cúbicos), el resto se escurre por ríos, arroyos o va a la recarga de los mantos acuíferos.
A los Ciclones se les conoce desde que se navegaba por los mares tropicales. Aunque, en realidad, su estudio científico no se inició hasta años después de acabada la Segunda Guerra Mundial, gracias a las mejoras técnicas de observación y análisis.
En realidad, cuando nos referimos a lo que es un Ciclón, un tornado o un Huracán, ocurre que nos estamos refiriendo a una misma cosa. Todo depende del color y del lugar en que se mire. En Australia, no se ponen de acuerdo ni siquiera entre ellos para denominar al fenómeno atmosférico. Así, en el Este de Australia se llama “willy-willy” y en el Oeste, se llama, ciclón tropical. Algunos meteorólogos opinan que no es correcto llamarlo “willy-willy porque esa expresión: “willy-willy”, era la utilizada por los marinos del siglo XIX con la que hacían mención tanto a Ciclones tropicales como a tormentas subtropicales de pequeña escala.
En el Pacífico se llama Cordonazo o Huracán de México. Para los chinos es un Tifón y para los filipinos un baguío o bagyo. Para los japoneses es un repuss. Por último, los fenómenos de ésta índole que se producen en el mar arábigo reciben el nombre de Tornado.
Pero lo cierto es que hasta hace poco, años muy pocos años, comenzaron a ser estudiados y a ser pronosticados en su trayectoria. El sistema satelital ha servido a los meteorólogos profesionales a determinarlos con anticipación. A los Ciclones se les conoce desde que se navegaba por los mares tropicales. Aunque, en realidad, su estudio científico no se inició hasta años después de acabada la Segunda Guerra Mundial, gracias a las mejoras técnicas de observación y análisis.
Un total de 30 tormentas y/o ciclones se esperan en total para las zona del Pacífico Norte y el Atlántico, zonas donde se involucran costas mexicanas, para la temporada 2009.
de acuerdo con información de los patrones de circulación de la atmósfera y del océano obtenidos hasta el mes de noviembre de 2008, indican que la actividad ciclónica durante la temporada 2009 en el Atlántico será por arriba del promedio histórico de 1950 a 2000.
Para el Atlántico se estima la formación de aproximadamente 14 ciclones tropicales con nombre, de los cuales 7 alcanzarían la categoría de tormentas tropicales, 4 huracanes moderados (categorías 1 o 2) y 3 huracanes intensos (categorías 3, 4 o 5).
En las últimas dos décadas hubo en México daños materiales por casi 4 mil 550 millones de dólares y la muerte de alrededor de 2 mil 770 personas a causa de desastres ocurridos por el exceso o falta de agua, dio a conocer la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).
En las zonas del país más expuestas a los efectos potenciales de las perturbaciones ciclónicas viven alrededor de 17.7 millones de mexicanos, es decir, uno de cada seis habitantes del país se encuentra expuesto a algún desastre como inundación, afectación por ciclones o sequía.
Tan sólo en 74 ciudades que se localizan en la trayectoria de ciclones y huracanes habitan 12.5 millones de mexicanos.
Las familias pobres las "más vulnerables" a los desastres naturales, puesto que del total, cerca de 5 por ciento de las viviendas en las ciudades del país, unas 650 mil casas, presentan características de vulnerabilidad.
Las zonas de mayor afectación por ciclones tropicales son las entidades del océano Pacífico, el golfo de México y el Caribe, a los cuales llegan fenómenos como los vientos fuertes, intensas lluvias, grandes oleajes y mareas de tormenta. Y Chiapas está en esta línea.

A<